Cómo invertir en capital privado sin morir en el intento

Si estás buscando alternativas de inversión para sacar un rendimiento extra a tus ingresos, invertir en capital privado puede ser la solución que estaba buscando. En En qué Invertir somos especialistas en este campo. Y por eso sabemos que puede resultar algo complicado si no se conoce de antemano.

Por este motivo vamos a darte algunos consejos con los que invertir en capital privado sin morir en el intento. ¿Te gustaría conocerlos? En ese caso, no dejes de leer el siguiente post. Comencemos.

Consejos para invertir en capital privado sin morir en el intento

Antes de ofrecerte consejos sobre cómo invertir en este ámbito es importante que entiendas cómo funciona el capital privado. Cuando hablamos de invertir en este sector significa que a partir de ahora comenzarás a actuar como prestamista. El dinero que inviertas se destinará a ayudar a particulares o empresas que lo solicitan. A cambio de este préstamo recibirás, además de la devolución en el plazo acordado, unos intereses que te permitirán sacar beneficios de tu inversión. Para ofrecer este tipo de servicio y dar seguridad a nuestros prestamistas, estos préstamos de capital privado se conceden con garantía hipotecaria. Las condiciones acordadas entre prestamista y prestatario se firman ante notario en forma de contrato. De esta manera, en caso de morosidad siempre se puede recurrir a la vivienda para cobrar la deuda.

Cuenta siempre con una empresa experta en capital privado

Puede parecer una obviedad, pero si no conocemos bien este sector no es conveniente lanzarse a él sin saber cómo funciona. De ahí que nuestro primer consejo sea precisamente acudir a un experto. Las empresas de capital privado se dedican de manera profesional a invertir en esta área y saben hacerlo con éxito. Por lo que lograrán que tu dinero se multiplique.

Has de ser responsable de tus inversiones

¿Qué significa esto? Que aunque cuentes con ayuda de una empresa de capital privado el inversor principal eres tú, pues eres el que presta el dinero. De esta manera pasarás a convertir en el acreedor de la futura deuda. Por tanto el contrato con garantía hipotecaria que se firma ha de ir a tu nombre.

Saber qué tipo de inversiones quieres realizar

Igual que sucede cuando llevamos a cabo inversiones en otros campos, en el del capital privado es importante que tengamos en cuenta los siguientes factores:

  • El nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir.
  • El plazo de tiempo en el que pensamos que no necesitaremos disponer de ese dinero. Esto hace que las inversiones puedan ser a corto, medio o largo plazo.
  • El capital del que disponemos para realizar inversiones. Esto puede ser muy variado. Hay quien opta por inversiones muy bajas y quien tiene la posibilidad de invertir más dinero. Aunque cada uno puede aportar la cantidad que desee, nuestro consejo es no utilizar todos nuestros ahorros en esta empresa. Solo una parte. De esta manera, si necesitamos dinero antes de tiempo por algún imprevisto, podremos disponer de los ahorros que tenemos guardados.

Dependiendo de estos aspectos podrás sacar más beneficios o menos a través de tu inversión. Normalmente la inversión más rentable suele ser la que se hace o bien a medio plazo o bien a largo plazo.

No perder de vista la capacidad de devolución del préstamo

Además de revisar los intereses que vamos a recibir, hemos de asegurarnos de que el prestatario tiene capacidad de devolución. Muchos inversores solo prestan atención a la garantía y olvidan revisar las condiciones de devolución. Y este es sin duda un dato muy importante, pues lo normal es que no se produzcan impagos. Por tanto tendremos que estar de acuerdo con las condiciones de devolución y los intereses que vamos a ir cobrando cada mes.

Puede que tengas que enfrentarte al impago

A pesar de que no suele ser frecuente que esto suceda, debes de ser realista y pensar que puede darse el caso. Y que por tanto vas a pasar cierto tiempo sin recibir nada de dinero. En general no suelen ser periodos muy dilatados, pues lo normal es que la empresa de capital privado llegue a algún tipo de acuerdo con el prestatario para que pueda seguir abonando el préstamo. Lo más normal es que se refinancie la deuda o que se proceda a la venta del inmueble y por tanto a la cancelación del préstamo.