Consejos para invertir a largo plazo

En artículos anteriores hemos ofrecido a nuestros lectores información interesante de cara a aquellos inversores que buscan rendimientos en el medio o el corto plazo (En qué invertir a medio plazo y En qué invertir a corto plazo). Por este motivo nuestros expertos en inversión quieren cerrar el ciclo ofreciendo algunos interesantes consejos para invertir a largo plazo. ¿Te gustaría conocerlos? En ese caso no dejes de leer el siguiente post. Vamos a ello.

Invertir a largo plazo

Si eres de los que tienen la oportunidad de apostar por el largo plazo estás de enhorabuena. Principalmente porque suele ser el tipo de inversión que más rentabilidad puede ofrecerte. En cualquier caso, para conseguir los máximos beneficios es necesario invertir en renta variable.

Qué es la renta variable

Por medio de la renta variable los inversores tienen la oportunidad tanto de vender como de comprar acciones de empresas. En el momento en el que comenzamos a adquirir acciones pasamos a convertirnos en accionistas de la compañía por la que hemos apostado. Lo que nos da derecho a opinar asistiendo a las juntas de la empresa (siempre que dispongamos del número mínimo de acciones para hacerlo). Igualmente, en el momento en el que la empresa reparte beneficios, nos toca una parte proporcional a nuestro número de acciones.

Por medio de la renta variable las empresas logran financiar su actividad y los inversores obtener atractivos beneficios.

Ganar dinero con la renta variable

Podemos ganar dinero por medio de la renta variable principalmente de dos maneras:

  • Por medio de los dividendos que obtienes de las acciones de las empresas.
  • Comprando y vendiendo dichas acciones. Es decir, especulando.
  • Se trata de un producto mucho menos sensible a la inflación. De ahí que sea el más adecuado cuando pensamos en invertir a largo plazo. La exposición a los cambios motivados por la inflación es inferior a los de la renta fija.
  • Podemos apostar por la inversión a largo plazo en renta variable de tipo defensivo. No obstante, y aunque invirtamos a largo plazo, siempre tenemos que añadir a nuestra cartera de inversión algo de renta fija. Por lo menos un 25 % de nuestra inversión. De esta manera tendremos una cartera equilibrada con la que protegernos en caso de que alguna de nuestras inversiones no funcionen según lo esperado.

Ventajas de la renta variable

Apostar por una estrategia de inversión defensiva

Para conseguir mayor éxito a la hora de invertir a largo plazo lo mejor es apostar por una estrategia de inversión defensiva. ¿Qué quiere decir esto? Que debemos de decantarnos en nuestra cartera de inversión por empresas que tengan un recorrido sólido y estable. Aquellas que sepamos que van a darnos buenos dividendos.

Por este motivo tu cartera de inversión debe de estar compuesta por acciones asociadas a empresas que aguanten bien tanto los periodos alcistas como los bajistas dentro del mercado. De esta manera aunque el precio de las acciones baje debido a las fluctuaciones del mercado, la empresa por la que hemos apostado será lo suficientemente fuerte como para seguir ofreciendo dividendos a sus accionistas. De esta manera nuestra rentabilidad general no se verá afectada por los vaivenes del mercado.

¿Te ha resultado interesante este artículo?

En ese caso te animamos a que antes de abandonar nuestra web eches un vistazo a otros artículos de nuestro apartado de noticias. En ellos obtendrás más información sobre el mundo de las inversiones y de economía general. Te recomendamos los siguientes:

Qué es una inversión financiera y cuáles son sus características
Diferencias entre la renta fija y la renta variable