Diferencias entre la renta fija y la renta variable

Sin duda las dos de las opciones más habituales a la hora de comenzar en el mundo de las inversiones es apostar por la renta fija y la renta variable. De hecho una buena cartera de inversión debe de llevar una buena combinación de activos para que funcione bien. Puedes leer más sobre cómo crear una cartera de inversión en el artículo Cómo crear la cartera de inversión perfecta.

Pero, ¿sabes qué diferencias hay entre la renta fija y la renta variable? Desde En qué Invertir te lo explicamos. Comencemos.

Principales diferencias entre la renta fija y la renta variable

Características de la renta fija y sus diferencias con la renta variable

Las principales características que definen a la renta variable son sin duda dos:

  • Una mayor seguridad, aunque en el mundo de las inversiones nada es 100 % seguro. No hay que olvidar que toda inversión conlleva un riesgo.
  • Una rentabilidad que se conoce de antemano. Y no solo conoceremos la rentabilidad, sino que también sabremos cuándo la vamos a recibir. Pues los plazos se fijan a la compra del activo.

Dentro de la renta fija, a su vez, podemos localizar dos variantes:

  • La renta fija pública, que emiten los organismos públicos para hacer frente a sus deudas. Los productos que crean son las Letras del Tesoro, las Obligaciones o los Bonos.
  • Y por último la renta fija privada, emitida por aquellas empresas que buscan financiación externa y lo hacen por medio de pagarés, cédulas o titulaciones hipotecarias entre otras.

Al apostar en renta fija tenemos una gran amplitud de plazos entre los que seleccionar. Sin embargo los intereses, y por tanto la rentabilidad, aumentarán cuanto mayor sea el plazo acordado.

  • Las inversiones a corto plazo dispondrán de una duración media inferior a los 18 meses. Su liquidez será mayor mientras que su rentabilidad será menor.
  • Las inversiones a medio y largo plazo, sin embargo, disponen de menor liquidez pero mayor rentabilidad.
  • La primera diferencia entre la renta fija y la renta variable es que la segunda es una inversión menos segura. Sin embargo, a cambio, los beneficios son mayores.
  • La rentabilidad no está asegurada, como sucede con la renta fija. Además puede llegar a ser negativa en vez de positiva según se comporten los activos. De hecho lo normal es no saber con certeza cuál va a ser la rentabilidad que van a tener. Sobre todo cuando hablamos de la Bolsa.

Características de la renta variable y sus diferencias con la renta fija

La renta variable tiene una elevada volatilidad asociada a un gran número de factores externos. Como por ejemplo la situación política de un país, los cambios estructurales o sociales que este sufre, etcétera. En el caso de España podemos ver un claro ejemplo con la situación de Cataluña, que ha afectado considerablemente a las acciones en Bolsa.

Lo normal a la hora de apostar por renta variable es hacerlo por medio de fondos de inversión. Los fondos de inversión son un tipo de activo financiero por medio del cual varios inversores depositan su dinero en una única compañía que se encarga de la gestión. Esta lo invierte en activos de diferentes empresas con la intención de diversificar. De esta manera se reduce el riesgo y aumenta la rentabilidad.

Si quieres saber más sobre Qué es un fondo de inversión no dejes de leer este artículo de nuestro blog.

Acudir siempre a un buen asesor.

Como puedes ver la diferencia entre la renta fija y la renta variable es bastante evidente. Si no somos expertos en el mundo de las finanzas lo mejor es solicitar siempre asesoramiento externo. Un asesor financiero será la clave para crear una buena cartera de inversión y conseguir maximizar nuestros ingresos.