Invertir en bolsa con menos riesgo – parte I.

Tras la llegada de la crisis la inversión en renta fija ha desaparecido prácticamente del panorama. De llegar a obtener por un depósito fijo un 5 % de interés anual a cambio de nuestros ahorros, hemos pasado a prácticamente un 0 %. Esto ha provocado que, en caso de querer conseguir beneficios por nuestro dinero, tengamos que pasar a la renta variable, sobre todo si no invertimos a largo plazo.

De hecho, según las previsiones de Pioner Investment para los próximos diez años, las únicas inversiones con las que puede llegar a alcanzarse un 4 % anual son las de renta variable. Y esto es así por los mínimos históricos que se registran en los tipos de interés. De hecho, la renta fija puede llegar a convertirse en pérdidas por culpa de la inflación.

Está claro que ante este panorama la bolsa se abre como el único modo de lograr algo de rentabilidad. Y por suerte existen ciertos métodos para invertir en bolsa minimizando los riesgos. Aunque la manera más sencilla es hacerlo a través de fondos de inversión, puesto que los traspasos tienen la ventaja fiscal de no tener que pasar por hacienda, existen otras maneras. Veamos cuáles.

Fondos mixtos flexibles

Sin duda una de las alternativas más defendidas por los expertos. En este tipo de fondos los inversores invierten su capital en renta fija y variable. El riesgo por este motivo es superior que el de una renta fija, pues se puede invertir en variable desde el 30 % al 75 %. A cambio, se obtiene un crecimiento inmediato de la rentabilidad. Cuantos más riesgos asuma en este sentido el inversor, es decir, más invierta en renta variable, mayores serán los intereses a percibir.

La característica de este tipo de fondos es que se tiene presencia en renta variable con un riesgo inferior al de otros métodos. Tampoco hay que olvidar que al estar asociados a renta fija, el retorno y el riesgo también se ven afectados por esta parte.

A la hora de optar por un fondo mixto flexible hay que prestar atención en el fondo en sí. Es decir, si invierte en derivados, la duración que tienen, buscar aquellos que tienen una volatilidad de entre el 3 y 4 % y exposiciones a mercado entre el 30 y el 40 %.

Entre las opciones más atractivas dentro de los fondos mixtos flexibles se encuentran:

  • Abante Pangea
  • Bankinter International Fund SICAV Flexible Multi-Asset EUR
  • Belgravia Epsilon
  • Cartesio X,
  • Echiquier Patrimoine
  • M&G Dynamic Allocation
  • Merch Oportunidades, con un retorno del 23 %
  • Sycomore Partners

Además, dentro de los fondos con renta variable, si deseamos aumentar el riesgo y las ganancias, pero con cierta seguridad, podemos buscar un fondo que invierta al 100 % de su cartera en renta variable, pero con pocas variaciones. En esos casos hay que buscar aquellos que incluyan low volatility o minimun variance, pues invierten en compañías con poca volatilidad.

Para invertir en este tipo de fondos hay que fijarse en el proceso de inversión que sigue cada producto. Puede optarse por los exitosos ETF de estrategias Smart beta.