Invertir en Bolsa a través de Internet (parte I)

Es posible que no sepas en qué invertir durante este año y quieras nuevas oportunidades donde ampliar tu capital. Cada vez es más común que la gente se anime a invertir en Bolsa a través de diferentes plataformas de Internet. De hecho, este sistema ha crecido considerablemente durante los últimos años permitiendo a las personas ser los propios gestores de sus carteras de valores. Son los mismos clientes los que deciden en qué invertir, controlan su cartera de valores y ordenan directamente las acciones de compraventa sin necesidad de intermediario. Estas actividades son cada vez más comunes por la sencillez en su ejecución, los tipos de intereses más bajos que se aplican y la comodidad que suponen para el inversor final. El problema que va unido a la inversión en bolsa directa a través de internet son los problemas de seguridad, principalmente los derivados de la suplantación de identidad para obtener datos privados y claves de acceso.

Si quieres invertir en Bolsa a través de internet, en este artículo queremos darte ciertos datos para que sepas cómo hacerlo de la manera más segura posible. ¡Comencemos!

Busca un bróker online

Se trata de entidades intermediarias que nos permiten invertir directamente en Bolsa a través de internet. Tanto las grandes entidades financieras como ciertas empresas especializadas en este tipo de inversión, disponen a día de hoy de plataformas tecnológicas para poder operar en Bolsa a tiempo real. De esta forma, se facilita al particular su conversión en bróker.

A través de estos brokers online podrás invertir en Bolsa, en los mercados financieros y en productos derivados, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

Primeros pasos: abre tu propia cuenta de valores

La forma de comenzar a invertir en Bolsa de manera directa, es abrir nuestra propia cuenta de valores con la entidad financiera con la que queremos comenzar a realizar inversiones. Esta cuenta de valores queda directamente relacionada con una cuenta corriente desde la cual se harán las inversiones y en la que se depositará el dinero de las ganancias, o se cobrarán las comisiones o pérdidas. La entidad con la que gestiones tu cuenta de valores deberá de facilitarte una clave de acceso y un usuario con el que poder comenzar a operar a través de internet. Desde este momento el control de tus inversiones queda completamente en tus manos.

El mercado español y sus comisiones

Las operaciones que se ejecutan desde nuestro mercado contienen una serie de gravámenes en forma de costes y comisiones que deben de estar muy bien aclaradas en el contrato de administración que firmes al abrir tu propia cuenta de valores. Los costes y comisiones más habituales son:

  • Cánones de Bolsa: estos cánones vienen directamente establecidos por Iberclar y la Sociedad Rectora de la Bolsa y su importe siempre está directamente relacionado con la cantidad de nuestra inversión. La tarifa que se aplica es de 1.10 € por operaciones que no superen los 300 € y puede llegar a los 13.40 € si las operaciones que realicemos superan los 140.000 €.
  • Costes de intermediación: el precio por el coste de intermediación varía dependiendo de si se trata de una entidad financiera o una plataforma de bróker online especializada a tal efecto. Entre las entidades financieras los costes de intermediación suelen ser algo más caros que en este tipo de plataformas y rondan, normalmente, los 0.25 y 0.35% sobre el importe efectivo de cada operación que se realice. Además, es habitual aplicar un mínimo por operación que se lleva a cabo.
  • Gastos de custodia: el precio marcado sobre los valores custodiados suele oscilar alrededor del 0.25 % anual sobre el nominal de dichos valores. Es habitual, aunque se trate de un cálculo anual, que se cargue en nuestras cuentas de manera trimestral y suele estar asociado a una comisión mínima. Según la normativa vigente, es obligatorio que tanto las entidades financieras como el resto de bróker online hagan visibles sus tarifas y las remitan al CNMV.