Invertir en digitalización, la nueva necesidad de las empresas

La digitalización de las empresas está de moda. En los últimos años son muchas las que han decidido dar el salto a esta nueva manera de trabajar para aumentar sus beneficios. No hay que olvidar que el desarrollo tecnológico va cada vez más rápido y se prevé que si las empresas no dan ya el salto pronto se quedarán obsoletas. Sin embargo, no es conveniente invertir en digitalización sin un buen plan para hacerlo, pues se corre el riesgo de perder un capital que no genere beneficios.

¿Por qué invertir en digitalización?

Como avanzábamos unas líneas más arriba invertir en digitalización se ha convertido más en una obligación y una necesidad que en una decisión propia de una empresa. Entre los motivos principales que obligan a las empresas a tomar estas medidas destacan sin duda los siguientes:

  • Mayor grado de exigencia por parte del consumidor. El consumidor es el rey y señor de las empresas. Son ellos los que con sus compras deciden si una marca puede o no seguir adelante. Y facilitarles el trabajo es algo necesario hoy en día para que no pierdan el interés por nuestra marca. Las exigencias de los consumidores crecen porque las empresas son cada vez más competitivas y ofrecen un sinfín de facilidades a los compradores. Por este motivo, invertir en digitalización para favorecer las ventas se ha convertido en una obligación. Un buen servicio y una atención al cliente rápida y directa son la mejor manera de ganar puntos en un mercado muy competitivo.
  • Despegue del comercio electrónico. Hace pocos años el comercio electrónico era esa extraña tarea pendiente que tenían muchas tiendas. Sin embargo, hoy en día carecer de un buen comercio electrónico es sinónimo de enormes pérdidas a final de mes. Sobre todo si tienes una empresa bien asentada. Un ejemplo de este estilo es sin duda Mercadona. Su dueño es consciente de la mala calidad de su comercio electrónico y utilizará este año para hacer frente a este problema. Cada vez son más las personas que se decantan por la compra a través de internet. Por este motivo es necesario disponer de una buena plataforma comercial o utilizar canales de distribución que funcionan si todavía no tienes mucha capacidad o suficiente capital para poder pagar un buen comercio electrónico y lo que esto conlleva .Una manera de comenzar en este mundillo es utilizar intermediarios como Amazon o eBay.
  • Canales de distribución alternativos o propios de calidad. Como decíamos unas líneas más arriba hoy en día existen muchos canales de distribución alternativos para aquellos clientes que todavía no pueden dar el salto al comercio electrónico por si solos. El caso de Amazon es uno de los más interesantes. No solo para colaborar con ellos si aún no somos excesivamente grandes sino para fijarse en su modelo de negocio y desarrollo a nivel distribución. Elegante, sencillo y muy rápido.
  • Conocer con mayor facilidad los gustos del cliente. El mundo digital permite a las marcas contactar directamente con sus clientes y saber la valoración que tienen sus productos. Por medio de los canales digitales una empresa puede averiguar si los clientes están satisfechos o no con los productos que genera. Estas opiniones son esenciales para corregir los productos que no funcionan y potenciar los que sí.
  • Internacionalizarse para aumentar ventas. Hoy en día invertir en digitalización es sinónimo de hacerlo a nivel internacional. Y sabemos que son muchas las empresas que han logrado sobrevivir a la crisis por el comercio exterior. Gracias a la digitalización se pueden vender los productos en cualquier parte del mundo.