Invertir en fondos temáticos

Invertir en fondos temáticos

Es habitual que los inversores y pequeños ahorradores apuesten por fondos diversificados para conseguir cierta seguridad y beneficio económico. Estos fondos se caracterizan por trabajar con distintos activos. De esta manera se consigue equilibrar las posibles bajadas en caso de que uno de ellos no funcione según lo esperado. Sin embargo, esta estrategia, aunque más segura, no permite grandes rendimientos. Esto los convierte en el método de inversión más adecuado para inversores conservadores.

Sin embargo, aquellos que desean rendimiento inmediato y elevado deben de buscar otras alternativas para obtener más capital y en un plazo de tiempo más corto. Para este tipo de perfil invertir en fondos temáticos puede ser la solución ideal.

Los fondos temáticos son aquellos fondos que invierten en activos y compañías que trabajan en sectores considerados de gran importancia en un futuro.

Esto permite obtener cierta seguridad, aunque no tanta como los bonos diversificados, y un mayor rendimiento por el capital utilizado.

Hoy en día las grandes gestoras están apostando fuerte por lo que hoy en día ha pasado a conocerse como inversión temática. Una manera nueva de desvincularse del ciclo económico basado en la renta variable.

Los principales activos de este tipo de fondos son sin duda la urbanización, el crecimiento poblacional o el envejecimiento de la población. Unas tendencias que se mantendrán independientemente de los resultados electorales de uno u otro país.

¿En qué invierten los fondos temáticos? Algunos ejemplos

Por norma general, como hemos explicado unas líneas más arriba, los fondos temáticos se caracterizan por invertir en tendencias de futuro que no cambiarán a corto plazo. Las gestoras que mueven este tipo de fondos se encargan de estudiar aquellos activos que tendrán una proyección continuada en el futuro. Entre los activos sobre los que apuestan los fondos de inversión destacan sin duda los siguientes:

Robótica

Nadie duda ya de que muchas de las películas de ciencia ficción vayan a terminar por convertirse en una realidad en lo que se refiere a la robótica. Con el paso del tiempo la automatización de los puestos de trabajo seguirá su curso y los humanos terminarán siendo sustituidos por máquinas capaces de realizar el mismo trabajo mejor y en menos tiempo. No es de extrañar que las empresas de robótica sean por este motivo una de las opciones favoritas dentro de la inversión en fondos temáticas. La robótica formará parte de nuestro futuro y como inversión no tiene precio.

Envejecimiento de la población

A nadie le resulta hoy en día extraño que los países desarrollados o en vías de desarrollo sufran un aumento muy alto de la esperanza de vida de su población. Esto implica la necesidad de poner en marcha tanto productos como servicios para dar cobertura a una sociedad cada vez más envejecida. Esto hace que las empresas relacionadas con la mejora de la vida en edades avanzadas se conviertan en un buen fondo temático. Desde la industria farmacéutica, pasando por la asistencia, la de seguridad o la de ocio para mayores.

Seguridad

El mundo está cada vez más conectado. Internet, los teléfonos inteligentes, las tablets y el resto de sistemas tecnológicos forman parte de nuestra realidad actual. Y no es de extrañar que en un futuro no muy lejano estemos todavía más interconectados. Por ejemplo, cada vez son más las empresas que apuestan por los coches sin conductor. En esta nueva sociedad la seguridad, tanto cibernética como física, se convertirá en una necesidad. Hoy en día somos conscientes de lo peligrosos que pueden resultar los ataques cibernéticos. Invertir en seguridad es parte esencial de la inversión temática.

Medio ambiente

El medio ambiente cada vez preocupa más a la población y a las empresas. Cada vez se desarrollan más fuentes de energía verde y renovable para evitar el calentamiento global. Un lcaro ejemplo de inversión temática.