Invertir en plataformas de inversión online. Crowdfunding y Crowdlending

Cada vez existen en el mercado más maneras de poder invertir. Las inversiones ya no se reducen a los bonos del estado o a un plazo fijo. Existen múltiples variantes muchas de ellas gracias a internet. Y una de estas opciones son precisamente las plataformas de inversión online. Estas plataformas han supuesto un antes y un después para el mundo de la inversión. Desde En qué invertir vamos a explicarte cómo funcionan.

Qué son y cuándo surgieron las plataformas de inversión online

Estas plataformas, también conocidas como Crowdfunding, comenzaron a aparecer en internet a partir de los años 90. Exactamente en 1997. Fue en ese momento en el que comenzó a utilizarse este término para hacer referencia a la cooperativa colectiva para poder recaudar suficiente dinero como para poner en marcha un proyecto.

Se considera que el primer proyecto que se financió por medio de este sistema de inversión fue la gira del grupo de rock británico Marillion justo en 1997. Por medio de este sistema obtuvieron un total de 60.000 dólares con los que financiar su gira por los Estados Unidos.

Distitnos tipos de plataformas de inversión. Crowdfunding y Crowdlending

Pero, ¿sabes dónde nació realmente el Crowdfunding? Pues parece ser que las primeras iniciativas se llevaron a cabo en España de la mano del mundialmente conocido grupo de rock Extremoduro. Extremoduro consiguió financiar la grabación de su primer disco con la venta de papeletas con un valor de 1000 pesetas cada una en el año 1989. En total lograron obtener 250.000 pesetas con las que poner en marcha su proyecto. Nacía así el crowdfunding aunque todavía sin estar asociado a internet.

Las primeras plataformas de inversión online que nacieron fueron de crowdfunding. Es decir, que el inversor no obtenía beneficios de su capital. Los inicios de estas plataformas se caracterizaban más por ser donativos que por tratarse de fuentes de inversión para particulares o empresas.

Sin embargo con el paso de los años se han creado modelos nuevos qué sí favorecen la obtención de beneficios para el inversor. Se trata de las plataformas de inversión a través de préstamos. También conocidas como crowdleding. Por medio de este sistema el inversor no solo recupera su capital sino que además obtiene beneficios por prestarlo.

De esta manera tanto los inversores como las empresas que solicitan capital obtienen beneficios. Unos consiguen el préstamo de capital y los otros obtienen unos beneficios fijados desde el nacimiento del préstamo.

¿Cuáles son las principales características de las plataformas de inversión online?

Estas plataformas permiten tanto a particulares como a empresas invertir su dinero en diferentes proyectos. Si se busca hacer una labor social, en ese caso habrá que acudir a plataformas de crowdfunding. Si la intención es conseguir beneficios del préstamo de nuestro capital, hemos de acudir a plataformas de crowdlending.

En estas últimas la empresa que solicita capital para poner en marcha su proyecto podrá obtenerlo a cambio de un tipo de interés. De esta manera el inversor rentabiliza sus ahorros. Cuanto mayor sean los intereses mayor será el riesgo de la operación.

Estas plataformas suelen tener más de un proyecto abierto con diferente grado de riesgo. Por norma general los intereses que se obtienen en este tipo de plataformas suele ser mayor que el que se obtiene por un plazo fijo. Estos intereses rondan entre el 2 y el 12 por ciento dependiendo, como hemos explicado unas líneas más arriba, del riesgo de la operación.

Normalmente estas plataformas realizan un estudio de los proyectos que les llegan y solamente seleccionan aquellos con capacidad de cumplirse y generar beneficios. Esto no implica que estén exentos de riesgo, pero sí que un profesional se ha encargado de valorar el proyecto.

Otra de las características de estas páginas es que el inversor puede saber siempre en qué invierte su capital y cómo va su inversión. Saber en qué se está invirtiendo el capital suele resultar un dato de interés para el inversor.