Las startup cucaracha, un nuevo concepto en el punto de mira de los inversores

Si estás familiarizado con el mundo del emprendimiento y te gustaría crear, o ya tienes tu propia startup, seguro que te suenan, y mucho, las startup unicornio. Esas empresas tecnológicas que crecen con gran rapidez, generan millones y triunfan en poco tiempo. Un estilo de startup que hasta ahora era el favorito de los inversores. Sobre todo de aquellos que contaban con grandes fondos.

Sin embargo, parece que ha llegado la hora de las cucarachas. Las startup cucarachas están cada vez más de moda y se han puesto en el punto de mira de la mayor parte de los inversores. Sobre todo de aquellos que no disponen de fondos de 200 millones, sino más bien de 20.

Pero, ¿qué son las startup cucaracha?

Si todavía no te suena este término pronto lo hará pues han comenzado a integrarse en el ecosistema emprendedor con verdadera fuerza. Las startup cucarachas son aquellas cuyo crecimiento es sostenido y son capaces de desarrollarse durante muchos años mientras aumentan su rentabilidad. Son, sin duda, el contrapunto de las startup unicornio y cada vez captan con más facilidad la atención de los inversores.

A diferencia de las startup unicornio las startup cucaracha crecen de manera sostenida y van aumentando su rentabilidad poco a poco. Su resistencia en los mercados es verdaderamente brutal y se consigue por medio de una ardua vigilancia de la cuenta de resultados y prestando especial interés al trato con el cliente.

Son empresas que han logrado madurar con el paso del tiempo, y que aunque no destacan por su rentabilidad rápida, sí que han conseguido subsistir e ir rentabilizando su idea con el paso de los años. Este concepto de negocio genera mucha confianza en los inversores pues se encuentran, quizá no ante un gran pelotazo como pudo ser en su día Facebook, sino ante una startup que lleva muchos años en el mercado y que los rentabiliza de manera adecuada.

Está claro que el nivel de rentabilidad de estas empresas nunca llega al de las unicornio, pero su estabilidad y su persistencia las convierte en una inversión de éxito. Según la mayor parte de los expertos estamos entrando en la era de la cucaracha pues parece que las startups unicornio comienzan a tocar techo. Mientras las cucaracha se convierten en el oscuro objeto de deseo de gran parte de inversores, muchos expertos creen que hay que conseguir alcanzar un equilibrio entre ambos estilos de empresa.

Hace no mucho tiempo, la fundadora de Flickr auguraba que las startup cucaracha terminarían poco a poco por hacerse con el mercado, pues las startups unicornio se caracterizan por basarse en presupuestos inflados muy difíciles de mantener en un mercado tan inestable como el actual. No hay que olvidar que el único método que tendrán las empresas de superar la crisis de financiación que no parece tener un final próximo es recortando gastos y planeando un recorrido de futuro con menos capital.

¿Por qué brillan más que nunca las startup cucaracha?

Sin duda la sostenibilidad financiera se ha convertido en un plus tanto para inversores como para nuevas empresas. Muchos inversores han terminado por cansarse de las startups unicornio porque la mayoría de las veces resultan muy inestables. Hay algunas que logran pasar el primer año con nota pero que terminan perdidas en el camino a causa de presupuestos inflados que no logran alcanzar. La serie de televisión Silicon Valley explica muy bien, y con altas dosis de humor, estas situaciones.

No hay que olvidar que hay como mucho 200 empresas unicornio que hayan triunfado a lo largo y ancho de todo el mundo.