Qué es un fondo de inversión

Los fondos de inversión son uno de los métodos más utilizados por los inversores para duplicar su dinero. Por este motivo desde En qué Invertir queremos explicarte qué es un fondo de inversión. De este modo qué parten lo componen y sabrás si es el tipo de producto financiero que estás buscando. Si quieres saber más sobre este tema, no dejes de leer el siguiente post.

Qué es un fondo de inversión

Los fondos de inversión se caracterizan porque incorporan en su formación las participaciones de diferentes ahorradores o inversores. Estas participaciones forman el patrimonio del fondo. También son conocidos bajo las siglas IIC, cuyo significado es Instituciones de Inversión Colectiva. En este tipo de fondos el inversor no toma ningún tipo de decisión. Sino que esta queda derivada a los profesionales o gestores que controlan el fondo. Estos gestores son los encargados de buscar las mejores oportunidades para invertir ese patrimonio conjunto con el que cuentan. La idea siempre es conseguir la mayor rentabilidad siguiendo el espíritu del fondo. Igual que sucede con el resto de inversiones, los fondos pueden implicar un mayor o menor riesgo. Así que como ahorradores interesados buscaremos el que se adapte a nuestro gusto financiero. Por este motivo un fondo puede invertir en muchos tipos de activos diferentes. Por ejemplo:

  • Bonos
  • Divisas
  • Derivados
  • Acciones
  • Productos no financieros

Dependiendo del perfil de riesgo que tenga el fondo la inversión en renta variable o renta fija será más o menos equilibrada. Si el riesgo que aceptan a sumir los inversores es alto el patrimonio se usará sobre todo en renta variable.

Partes que componen un fondo de inversión

Los fondos de inversión se componen de:

  • Partícipes. Cuando hablamos de partícipes nos referimos a los ahorradores que forman parten del fondo con sus inversiones. Dependiendo del capital aportado sus participaciones serán más o menos numerosas. Son parecidos a los accionistas de una empresa. Un partícipe puede entrar en cualquier momento dentro del fondo. Incluso cuando este ya está constituido. Igualmente puede salir cuando quiera vendiendo sus participaciones con más o menos ganancias o pérdidas.
  • Participaciones. Son el número de partes en las que se divide el capital o patrimonio del fondo de inversión. No se trata de una cantidad fija, pues cuantos más inversores y capital se reciba, mayor número de participaciones habrá. Y también mayor será el patrimonio. A diferencia de las acciones de una empresa, el número de participaciones dependerá de la compra, o suscripción, y la venta, o reembolso, que se realice de las mismas. El valor de las participaciones varía durante la vida del fondo de inversión. Este valor se conoce como valor liquidativo. Observando cómo evoluciona se puede saber si el comportamiento del fondo es positivo o negativo.
  • Sociedad gestora. Como explicábamos unas líneas más arriba los partícipes no controlan en qué se invierte el patrimonio. De esto se encarga la sociedad gestora. Una de las obligaciones que tienen este tipo de sociedades es informar a la CNMV de forma regular del estado de sus fondos. Tanto en lo relativo al número de partícipes y palpitaciones como a la política de inversión que lleva.
  • El depositario. Además de la sociedad gestora y los partícipes, tiene que existir también un depositario del fondo. Es decir, un banco, caja o similar donde se deposite el patrimonio. Este depositario cobrará una comisión por realizar esta actividad.

Si te ha resultado útil este artículo…

No dejes de visitar los artículos de En qué Invertir. Aquí obtendrás más información interesante sobre economía y finanzas. Como por ejemplo:

Principales estilos de inversión
Cómo crear la cartera de inversión perfecta