Qué es una inversión financiera y cuáles son sus características

Sin duda una de las lecciones financieras que nuestros padres nos han inculcado desde la más tierna infancia es la del ahorro. Seguramente no habrás olvidado aquellas charlas en las que te decían que siempre había que tener un “pequeño colchoncito” de cara a imprevistos. Sin embargo lo que muchos padres olvidaron y las inexistentes clases de economía no nos explicaron es que, además de ahorrar, es necesario invertir el dinero.

De otro modo lo único que logramos es una devaluación de nuestras ganancias. Y como el quid de la cuestión está en la inversión desde En qué Invertir queremos explicarte qué es una inversión financiera y cuáles son sus características. ¿Te gustaría saber más sobre este tema? En ese caso, sigue leyendo este post.

Qué es una inversión financiera

Cuando hablamos de una inversión financiera lo hacemos para referirnos al capital que utilizamos para obtener un beneficio a cambio. Este capital se invierte (valga la redundancia) en diferentes productos. Ya sea en empresas, en entidades o en acciones. A cambio obtenemos un aumento de nuestro capital y por tanto generamos ingresos.

Las inversiones financieras son tan amplias como las oportunidades de hacer dinero que hay en el mercado. Podemos invertir en oro, en petróleo, en Bolsa, en negocios, en ladrillo, en acciones, en préstamos, etcétera.

Qué hay que revisar cuando realizamos una inversión financiero

Sea cual sea el producto por el que nos decantemos hay una serie de aspectos que siempre hay que revisar de cara a una inversión financiera. De otro modo no lograremos nuestros objetivos.

  • La rentabilidad que ofrece. Toda inversión se realiza con la intención de obtener rentabilidad a cambio. Es decir, aumentar nuestros ingresos. La inversión puede ser en productos de renta fija (en los que sabemos desde el primer momento cuáles van a ser nuestras ganancias) o bien de renta variable (en donde las ganancias pueden variar e incluso desaparecer. Aunque la rentabilidad es mucho mayor que en la renta fija).
  • El riesgo. Existen diferentes niveles de riesgo en función del tipo de inversor que seamos. Podemos apostar por bajo, medio o alto riesgo.
  • El plazo de devolución. Igual que medimos el riesgo nuestras inversiones también tienen asociadas un plazo de devolución. No todo el mundo está interesado en realizar inversiones a largo plazo. O quizá no pueda hacerlas. El plazo de nuestras inversiones dependerá del tiempo que podemos esperar si necesitar recuperar el dinero invertido. Así podemos dividir los plazos en corto (menos de un año), medio (de 1 a 3 años) y largo plazo (a partir de 3 años). Al finalizar dicho plazo recibiremos el retorno de la inversión junto con nuestras ganancias. Dentro de los plazos has de saber:
    • Que la mayor rentabilidad la ofrecen las inversiones a largo plazo.
    • Las inversiones a corto plazo pueden llegar a dar una rentabilidad del 7 %. Por ejemplo si apostamos por micro préstamos.

Qué tipos de inversión financiera existen

A grandes rasgos podemos hablar de 6 tipos de inversión financiera en la que podemos confiar parte de nuestros ahorros para obtener rentabilidad por ellos. Estas inversiones son las siguientes:

  • Los bonos. Una de las inversiones financieras más seguras que existen. Perfectas para inversores poco arriesgados.
  • Las acciones. Pueden ofrecer una gran rentabilidad pero el riesgo que se asume también es muy elevado. Se necesita disponer de conocimientos financieros altos para realizar estas inversiones. Si no los tienes contrata a un bróker.
  • Los mercados Forex de Divisas. En este caso lo que se hace es comprar moneda con la intención de venderla cunado su precio suba.
  • Las letras del Tesoro. Por medio de las letras del Tesoro compramos deuda pública con renta fija. Los plazos van de los 3 meses a los 18.
  • Los fondos de Inversión. En los fondos de inversión no invertimos únicamente con nuestro dinero. Se trata de una inversión colectiva donde varios ahorradores ponen parte de su capital para aumentar el importe y obtener mayores beneficios.
  • El Crowdlending. Por medio del crowdlending nos convertiremos en prestamistas. Es decir, que invertiremos nuestro capital en prestárselo a otros que lo necesitan. Ya sean particulares o empresas.